Naipaul, V.S.

La historia de la cultura universal está plagada de nombres que no fueron precisamente dechados de comportamiento moral y que demuestran que se puede ser un genio de la literatura o el arte y al mismo tiempo un miserable como persona.
Uno de esos nombres es, a tenor de sus propias palabras y comportamientos y según su biografía autorizada 'The world is what it is' (Patrick French), el premio Nobel de literatura 2001 V.S.Naipaul que, en concomitancia-colaboración con el autor de la misma, vió la luz en el 2008 originando un escándalo dentro del mundo literario universal, mayúsculo en el Reino Unido por, además, haber sido nombrado Sir por su propia graciosa majestad.


En absoluto ajeno a la controversia, Naipaul ha escandalizado más de una vez con sus opiniones, nada correctas políticamente y a veces directamente ofensivas, sobre el islam, los países en desarrollo, en especial los africanos, el multiculturalismo, la inmigración, y las personas no pertenecientes a la raza blanca, extremos altamente delirantes en mayor medida cuando quién las emite es caribeño, hijo de inmigrantes de la India profunda y, por tanto, reunir todas las condiciones de las que él mismo abomina, demandando abietamente no se dé ningún tipo de facilidades a aquellos que vienen a la sociedad occidental "solo a lucrarse de siglos de trabajos elaborados e inteligentes en los que ellos no han tenido nada que ver ni nada tienen que aportar por tratarse de seres incapaces para la civilización, lo cual demuestran hasta la saciedad en sus propios países y culturas", así como se declara enemigo de cualquier ayuda, colaboración o trato de "igual a igual" con tales personas, países y culturas por "ya lo ven, ustedes los occidentales son tontos de remate, esos siempre estuvieron, están y estarán igual por pura y llana incapacidad además de tener la bicoca de que todo les sea regalado por este mundo idiotizado que cree así hacer el bién desde sus cómodas vidas de ricos, en las que el mayor tropiezo en lo económico-social les parece una hecatombe, de lo cual ellos se desternillan de risa a la par que, teatral, cínicamente, se hacen las víctimas aprovechando cualquier ocasión, solo produciendo serios problemas constantes allá donde se les trate, escuche o acepte".
Se supone, por tanto, y dentro del contexto, que entre esos "ellos" se debe contar él mismo también. O acaso tal genio literario llegó a considerar que por casarse en su juventud con una blanca británica, por adquirir él tal nacionalidad era ya otro su origen, cultura, raza y color???!!!.
Oh, gran error... porque a medida que se le fue conociendo al margen de su premiada obra, Naipaul, poco a poco fue notando, comprobando, cómo ya en los círculos literarios no se le respeta ni se le tiene en cuenta, que no es admitido en los clubs selectos, que no le son demandadas conferencias o clases magistrales como al resto de los Nobeles vivos y que nadie es simpático o agradable con él, según lo cual se puede deducir y pensar que, en justa medida, los demás aplican en él la propia medicina que él aplicaría a todos lo que como él son y, según quienes le conocen de cerca, no es cosa que el escritor lleve nada bién encontrándose en un constante desasosegante mal humor, atendido tan solo por su segunda esposa que, al fin y al cabo, pertenece a su misma raza, cultura y condición, por lo que cabe deducir que... por algo será que al hilo de sus propios principios y creencias debió conformarse con alguien al que poder tratar como le viniera en gana, soportándole hasta la muerte sin rechistar.

En cuanto a las otras mujeres conocidas de Naipaul, de la primera que se casó a los 22 años con él (Pat, una británica muerta de cancer) dice "se puede decir que la maté yo" pués supo por una entrevista que dió la vuelta al mundo (publicada en el 'New Yorker'), después de haberle dedicado la vida a él, que ella no le fue en absoluto atractiva nunca y que, constantemente, desde el primer día de matrimonio, pagaba a otras mujeres para servicios sexuales. Todos conocían las humillaciones y menosprecios que la británica Pat sufría por parte de su marido.
De hecho, durante ese primer matrimonio conoció a una mujer argentina que abandonó a su marido e hijos para seguirle (despreciaba enconadamente a los suramericanos) y con ella viajaría por el mundo durante más de 20 años practicando todas sus fantasías sadomasoquistas además de pagarse dichos viajes y recibir dinero de ella, por obligarla a tener amantes que a ella la pagaran mientras dice "me era sexualmente atrayente, pero ignorante, torpe y, como todos esos, carente de dignidad". Cuando ella, tres veces, quedó embarazada, él ni siquiera pagó los gastos clínicos por interrumpir los embarazos y sigue "la pegaba habitualmente y ella no rechistaba aunque a veces las marcas la impedían salir a la calle. En una ocasión , fue tan lejos la cosa, que el dolor que los golpes que la propiné me dejaron en el brazo me obligó a anular un viaje que tenía programado". Finalmente, cuando ya la mujer dejó de interesarle la entregó una simbólica cantidad de dinero en compensación "ya no era de mi gusto, estaba vieja, su compañía y trato eran tan cargantes, era tan simple la mujer, que hubiera dado lo que me hubiera pedido con tal de perderla de vista".
El libro termina cuando en compañía de su actual mujer, una periodista paquistaní 20 años más joven llamada Nadira Alvi, a la que propuso el matrimonio mientras la primera agonizaba y tras haberse desembarazado de su amante, el escritor va a un bosque a depositar las cenizas de su primera y fiel esposa.
En fin, que entre conocer a un genio a través de sus creaciones y conocer su vida real va un abismo ya que también antes el escritor americano Paul Theroux, con el que ahora busca incondicional reconciliación (autor de varios libros de viaje, especialmente en ferrocarriles, y de algunos exitosas novelas como "La costa de los mosquitos" y "La calle de la medialuna", ambas llevadas al cine)en su "A la sombra de Naipaul", escribe de éste hombre cuando jóvenes, en sus comienzos de profesorado fueron amigos y, claramente, se constata que desde siempre y, por supuesto, antes de recibir el Nobel, este hombre pensaba, era y actuaba tal cual.

Sin embargo, se puede decir una vez más que, como escritor, Naipaul no deja nada que desear cuando escribe y se abandona siendo fiel a sus propias palabras:
'Mi único servicio en la vida es a eso que se llama literatura'.
Y aquí le tenemos, un escritor de origen indio, considerado uno de los mayores escritores vivos en lengua inglesa, cuya obra, humorística, satírica, costumbrista, repleta a la vez de ternura y crueldad, fue premiada con el Nobel de Literatura en 2001.

->El autor en Wikipedia
-> Descargar libros del autor desde aquí

Comentarios