Graham Greene, Henry

El peligro es el gran remedio para el aburrimiento (Sic. del autor)

El Sr.Graham o Greene, escritor, crítico, dramaturgo y colaborador del Ministerio de Asuntos Exteriores Británico, posición que le llevó a viajar por casi todo el mundo tras la II Guerra Mundial proporcionándole un punto de vista único para ambientar sus novelas llenas de intriga, suspense y espionaje convirtiéndose, no sin razón en, ni más ni menos, uno de los más conocidos y reconocidos escritores anglosajones del siglo XX hasta nuestros días.
Experimentador nato en busca de la razón de la propia existencia, tras pasar por el psicoanálisis, cierta simpatía por el comunismo y jugar a la ruleta rusa literal y metafóricamente hablando, se convirtió al catolicismo a los 22 años, religión que mantenía a su forma y manera mediante estancias en España y entrevistas con un, digamos, "director espiritual" sacerdote español llamado Leopoldo Durán, amistad y relación que se mantuvo hasta la muerte del autor, en Suiza, que reclamó su presencia recibiendo de él la extremaunción.
                                                       Foto con Leopoldo Durán

En sus comienzos literarios formó parte de la primera generación posmoderna de la novelística inglesa, integrada por autores que crecieron a la sombra de Joseph Conrad, Henry James, James Joyce o Virginia Woolf, distanciándose posteriormente de ellos en el tratamiento psicológico de los personajes.
Además de tener sus ingresos como novelista, Graham Greene trabajaba como periodista freelance, incluyendo criticas de libros y cine en el The Spectator, y co-editando la revista Night and Day, la cual cerro en 1937 poco después de la critica a la película Wee Willie Winkie, en la que actuaba Shirley Temple, en ese entonces de 9 años, lo cual originó una demanda por difamación que el periódico perdió. La crítica de Greene alegaba que Temple exhibía "una cierta coquetería que pretendía atraer a las personas de mediana edad", y es hoy vista como la primera critica a la sexualización de los niños en la industria del entretenimiento.

G.G. no presenta héroes, sino antihéroes. Personajes dominados por sus propias dudas, errores y angustias o, simplemente, auténticos asesinos a los que sólo la muerte puede traer la paz porque, de ser posible, aquello que podría redimirlos es, en sus novelas, complejamente resoluble, dejando al lector cierta sensación de que su creador siente cierta debilidad por algunas actitudes consideradas "izquierdosas", por lo que no pocos de sus amigos, coetáteos colegas, biógrafos o críticos se preguntaron entonces: ¿era en realidad su izquierdismo una "fachada" para despistar su pertenencia al Servicio Secreto Británico?.-

Poco más hay que decir al respecto pués varias de sus obras han sido adaptadas al cine, entre ellas El tercer hombre*, Nuestro hombre en la Habana o El americano impasible* que, ni que decir tiene, son consideradas inolvidables e imperdibles para todo amante del buén cine de género, en profundidad.

-> El autor en Wikipedia
-> Descargar libros del autor desde aquí
-> *Descargar película "El tercer hombre" desde aquí

Comentarios