Vargas Llosa, Mario

Premio Nobel de literatura 2010
"Se escribe para llenar vacíos, para tomarse desquites contra la realidad, contra las circunstancias"(Sic. del Autor)
Poco o nada puedo añadir sobre Mario Vargas Llosa que no se tenga de una manera u otra ya masticado, salvo que quién no lo haya leído lo lea y al que le haya leído poco o bastante lo lea más y mejor porque aunque hasta hace algunos años yo lo hice fiel y devotamente en todas y cada una de sus publicaciones y de algunos otros acá no leo casi nada de él por razones que ni vienen al caso ni se necesitan saber, pesando sobre las demás su, a mi humilde entender, involución en calidad,

siento hoy la necesidad de mencionarle, felicitarle y traerlo aquí en justo reconocimiento a todo su gran valor literario y en agradecimiento por las horas, días y noches estupendas que me hizo pasar y, así, aprovechar la ocasión para retomar o leer de nuevas algunos de sus escritos para, a través de ellos, tratar de descubrir, a poder ser, los verdaderos momentos claves de la vida de este autor cuya obra literaria resulta en ocasiones densa, en otras compleja, en otras frívola a la manera de la literatura llamada “rosa” o “del corazón” y, en su mayoría, contradictoria o escasamente coherente, pero siempre impecablemente brillante logrando atrapar al más pintado, poseyendo sus historias a menudo una compleja sinfonía armónica en tiempos, ambientes y peripecias que resuelve de forma ordenada y rigurosa en las que cada cosa está en su lugar y el aparente caos adopta una ordenada y nítida precisión.
Esa nitidez, esa facultad para organizar, encajar, posteriormente, lo anterior voluntariamente presentado como caos parece tratarse de una forma de contrapeso a la desbordante y contagiosa pasión con la que se emplea como narrador y su profunda convicción, según sus propias y reiteradas declaraciones así como en sus ensayos apuntala, de que la necesidad de escribir, como perentoria necesidad que tienen no pocas personas, lo hagan bien, regular o mal, nace y se reproduce de la búsqueda compulsiva de razones para vivir a través del refugio en mundos imaginarios montados sobre realidades que otorguen el entender, interpretar y devenir en la existencia de cada cual dependiendo de la persona, el lugar y la ocasión.

Y Mario Vargas Llosa magistralmente lo hizo, hace y hará, según la circunstancia y el interés, antes, ahora y después.

FELICIDADES MAESTRO!!!

-> El Autor el Wikipedia
-> Página personal
-> Ver entrevista-documental NOSTROMO 2010 on line desde aquí
-> Descargar libros del autor desde aquí

Comentarios