Foster Wallace, David

Antes de ahorcarse en su casa de Claremont, a sus 46 años, el 12 de septiembre del 2008, se encontraba de baja en su taller de escritura creativa en la Universidad de Pomona este escritor que fue considerado el niño prodigio-milagro-precoz, un ironista triste y extremo en sus planteamientos, tanto lingüísticos y literarios, como vitales de las letras norteamericanas.
Emblema de la llamada generación X, su primera novela "The broom of the system" (1987) a los 24 años, tuvo una gran repercusión de la cual tomó buena nota el New York Times de el que, a su muerte entre otras cosas publicó:
"intentaba darnos un retrato, mediante una combinación de juegos de palabras propios de Joyce, parodias literarias y una aventura cómica picaresca, sobre un Estados Unidos contemporáneo que sin duda ha enloquecido".
Inolvidables sus posteriores libros: “una broma infinita” (1996), que le llevó a figurar entre las 100 mejores novelas en inglés del siglo. Con “La niña del pelo raro” recibió la beca Genios de la fundación Mac Arthur, llegando después “Entrevistas breves con hombres repulsivos” (1999) y “extinción”(2004), así como sus colaboraciones en Esquire, GQ, Harper's, The New Yorker y Paris Review y una colección de ensayos y opiniones, “Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer” así como este librito de artículos-ensayos que hoy os traemos aquí llamado “Hablemos de langostas” en el que, al igual que en el anterior, repite la fórmula realidad + literatura para crear un libro que es mucho más que una recopilación de artículos. Y es que tiene muchas de esas características que han convertido a Wallace en uno de los escritores más vanguardistas de la narrativa actual: un estilo personal, una visión ácida —pero lúcida— de la sociedad y un sentido del humor tan corrosivo como desopilante, sobre sensaciones, circunstancias, estilos y autores ( Kafka,Updike, Roth o Mailer por citar algunos) en su experiencia, esa de todo personal, que es leer, aportando toques de de humor y sentido común a la crítica más «seria» o canónica al estilo que se ha dado en llamar, por su exclusividad, «método Wallace».
-> El autor en Wikipedia
-> Descargar libros del autor desde aquí

1 Comentario:

Eurice dijo...

Me quedo con Broma Infinita...murió joven pero por propia decisión, otro escritor más que elude la vida mediante el suicidio...
Gracias por visitar el oscuro desván de mi memoria.
Saludos