Márai, Sándor

Aunque en el llamado “mundo occidental” se dio a conocer, por decirlo de alguna manera, tardíamente por “el gran público”, el escritor húngaro Sándor Márai
(1900-1989) fue un gran intelectual humanista-burgués que abandonó su país en 1948, huyendo del comunismo, para instalarse en UU.EE. siendo considerado entre los mejores pensadores, cronistas, escritores de su época a la altura de Thomas Mann, del que ya daremos buena cuenta, o Stefan Zweig gozando en la actualidad de gran y revitalizado éxito entre los interesados en seguir la imprescindible ruta del buen escribir, decir, hacer y contar.
Sus novelas "El último encuentro", "La herencia de Eszter", "Divorcio en Buda", "El amante de Bolzano" y "La mujer justa", así como su autobiografía "Confesiones de un burgués", cautivan a un publico variado multiplicándose en la actualidad sus ediciones en virtud de algo que las caracteriza: la magia que sólo tiene la "gran literatura".
Su forma de relatar, las palabras de sus personajes así como los meandros de las circunstancias planteadas magistralmente por el autor absorben al lector que encuentra difícil desligarse de los acontecimientos que envuelven, cautivan y seducen tal como debieron de seducir las de su creador -así se atestigua- cuando hablaba en sociedad, pues solían ser pausadas y bien meditadas, incisivas, lúcidas e insoslayables.
Por otra parte, siempre permanece el aura y el recuerdo de ese ambiente que recrean sus novelas y autobiografía, aquel mundo europeo de los años de entreguerras, mezcla de cosmopolitismo y grandiosa decadencia burguesa que pertenece a una época que hoy nos parece elegante y romántica, un paraíso con cierto olor a podrido ya perdido siempre dando luz a la comprensión al que en la actualidad, en consecuencia, nos toca y tocará vivir.
Éste hombre de intensa vida, tan bien educado, cosmopolita, elegante, estudiante irregular, hijo de un acaudalado juez y político de ascendencia alemana, cuya fortuna permitió al hijo conocer el propio y ajeno mundo, los seres que los habitaban y sus razones para proceder y existir, de los que tan claramente acertó a ver, comprender y relatar, tras la muerte de su amadísima esposa Lola, se disparó un tiro en la cabeza en cuanto supo que ya sólo podría seguir dependiendo del cuidado de otras personas, en San Diego, California.
Poco después de su muerte caía en 1989 el muro de Berlín. Quién se lo iba a decir!!!

-> El autor en Wikipedia
-> Descargar libros del autor desde aquí

Comentarios