Wodehouse, P.G,


Wodehouse está considerado uno de los mayores humoristas ingleses del siglo XX, como Tom Sharpe en la actualidad, que alcanzó fama mundial con sus novelas y relatos dando sobradas pruebas de su agudeza y buen sentido demostrando su gran capacidad de observación cómica cuya irónica campechanía desenmascara la presunción y la falsedad.
Una lectura recomendable para pasar buenos ratos de las que no necesitan de una especial concentración. No es sólo el cúmulo de situaciones de comedia que se suceden durante la narración, sino sobre todo los inolvidables personajes creados por el autor: Jeeves, el mayordomo inteligente que saca constantemente de apuros a su señor; Bertram (Bertie) Wooster, el señor solterón y sibarita, amante de la comodidad, el lujo, las apuestas y ciertas extravagancias en el vestir, que son prácticamente el único objeto de conflicto con su ayuda de cámara; Bingo Little, el enamoradizo amigo de Bertie, que siempre acude a éste y a Jeeves para conseguir su penúltimo amor; tía Agatha, empeñada en acabar con la soltería de su sobrino Bertie, y a la que éste teme más que a un nublado… los lechuguinos del Club de los Zánganos, y tantos otros por los que sus obras se reeditan continuamente, como corresponde a uno de los grandes humoristas del siglo XX, considerado así en unánime crítica internacional.
Su gran habilidad expresiva le permitió dominar el lenguaje de todas las clases sociales, desde el de los aristócratas hasta el de los comerciantes o el de los mozos de cuadra u obreros creando un cúmulo de situaciones de gran humorismo, descritas con rasgos surrealistas y desde una actitud ligeramente distanciada cuya característica esencial es la jovialidad en su sentido festivo, alegre y apacible en el que nunca hay el menor atisbo de amargura, tristeza o pesimismo. Todas sus historias son risueñas, bromistas, jocundas. No obstante, bajo su aparente bullicio, termina por descubrirse una delicada crítica a la sociedad de la "high class" de principios del siglo XX, a los intrascendentes jóvenes de "buena familia", a los nobles terratenientes o jefes de luces más que escasas; y todo ello tratado con una exquisita amabilidad muy próxima a la ternura que era el ingrediente exigido por Wenceslao Fernández Flórez como determinante del más alto grado del humor. Eso sí, a la forma británica en esta ocasión, seguro que leyéndo sus libristos lo pasan bién.
-> El autor en Wikipedia
-> Descargar libros del autor desde aquí

Comentarios