La mejor película de zombis??

Veo en “La Vanguardia Cultural” de la semana, en su encuesta sobre cine “Cuál es la mejor película de zombis de todos los tiempos?" que con notoria ventaja va en cabeza “la noche de los muertos vivientes” (1968) de George A. Romero y no puedo evitar retrotraerme a la tarde en que la fui a ver por primera vez junto a mi hermano mayor y lo que a ambos nos impresionó.
Y es que, dentro de su género, fue el principio de las películas de horror o terror que incluía temas de contenido metafórico-social para la reflexión tipo ‘Homo homini lupus’ siendo el gérmen de todas ellas dando lugar después a desafortunadas secuelas (creo que a la sazón 4), como su remake en color (1990), un remake de la segunda (2004), una nueva secuela con “La tierra de los muertos” (2005) y finalmente, que un servidor sepa, “El Diario de los muertos” que cambia el tipo de toma (primer plano) y no continua con la saga, pues pretende ser el inicio de una nueva serie de franquicia.

Ésta película, la original, que en su momento supuso toda una provocación a la moral conservadora de la industria hollywoodiense por razones que a posteriori nos resultan ridículas, fue llevada a cabo por una pandilla de amigos de Pennsylvania en 1967, que ya habían hecho sus pinitos en el mundo de la publicidad y en algún que otro corto y, encarando tal soñado empeño, fueron reuniendo a familiares, vecinos y amigos para ir dando forma y poder llevar a cabo ese proyecto que parecía imposible realizar: crear una película.
Después de darle entre unos y otros vueltas y vueltas, se decantaron por el género del
terror porque obviamente carecían de presupuesto y no tenían caballos para hacer una película, es un suponer, del oeste, que era lo que estaba de moda, tal como afirmaron una y otra vez el director George A. Romero y el guionista John A. Russo en sus entrevistas y se pudo comprobar.

El film titulado en un principio Monster Flick no debía costar más de unos pocos miles de dólares pero acabó costando mucho más del doble, aun así resultando bastante poco para una producción de 35 mm. Para abaratar costes decidieron grabarla en blanco y negro, trabajar con actores entonces anónimos, con figurantes del lugar y con un equipo de aficionados que tenían que compaginar el rodaje con sus obligaciones diarias.
Por ejemplo, el carnicero del pueblo, no sólo fue uno de los zombis, si no que, además, aportó la mayor parte de “materia prima” para las escenas que requerían de su bagaje y oficio y el señor que hace de padre de familia, uno más, se encargó del sonido y de la las fotos del final así como, su mujer, de maquilladora constante corriendo de acá para allá.
Hay que reconocer que los participantes del rodaje se conformaron con poco: su sueldo fue de 1$ por cada día de rodaje y una camiseta en la que ponía “Yo fuí un zombie en La noche de los muertos vivientes.” Para el vestuario usaron fondos de cajón, ropa para tirar, sábanas, etc.. Se rodó en verano, con mucho calor y mosquitos que acudían a la casquería. El maquillaje se deshacía y había que volver a hacerlo y volver a empezar. Así pues se trata de una película local en la que las circunstancias de la producción ayudaron mucho e incluso la mala iluminación le agregaba realismo.
La que en pocos años se convertiría en un auténtico clásico del terror y, concretamente del horror, y más de cuatro décadas y pico después en poco menos que una leyenda, entre cortes, reajustes, préstamos e hipotecas, se rodó completa en 7 meses y costó 114.000 $, sin contar el pago de la copia para cines. La Columbia quiso hacerse con la película pero haciéndole cambios muy radicales como el de modificar el final y rodarla en color, propuesta que Romero rechazó.Y como no estaban seguros ni podían saber si la película provocaría tal conmoción que hubiera efectos colaterales...
se hizo una póliza de seguros por valor de 50.000 dólares para cualquier persona que muriese de un ataque al corazón mientras veía la película, un reclamo publicitario sin duda muy audaz.
No obstante, una vez estrenada y a pesar de que las primeras críticas no fueron muy buenas, la película “La noche de los muertos vivientes” recaudó millones y millores de dólares en taquilla y, hasta la actualidad, tiene seguidores en todo el planeta e inauguró un modelo estético de cine y puesta en escena que abrió el camino a decenas de producciones que aterrorizaron y aterrorizan a millones de personas marcando el principio de un subgénero, quién lo iba a decir!!!.
Según los entendidos, la dirección de Romero es excelente lejos de la espontaneidad formal del “New American Cinema” o del “cine underground”, pues estamos hablando de un director que conoce el lenguaje cinematográfico perfecto para las escenas inquietantes, contrapicados para los rostros, travelling a ras del suelo y secuencias sin desperdicio a las que añade con su propia cámara, que era bastante pesada, de gran tamaño y exenta de cualquier posterior sofisticación, técnicas para entonces novedosas como las del zoom (brusquedad de tomas hechas a mano que dan un realismo muy efectista) en momentos cumbre.

Y como tal película la tenemos… la ponemos a disposición de quien tenga cuerpo y ganas de verla o volverla a ver.
-> Ver película "La noche de los muertos vivientes" aquí.

1 Comentario:

Susy dijo...

Después de saber esos entresijos, cuando la vuelva a ver, lo haré con otros ojos.

Gracias.